Causas de la tartamudez

Hasta el día de hoy no se ha encontrado una única etiología que pueda explicar todos los casos de tartamudez. Pero lo que si sabemos es qué factores favorecen la fluidez y cuales la dificultan. ( ver "Cómo actuar")

Asimismo, no se puede negar que la herencia juega algún tipo de papel, al menos en el inicio del problema. Algunos autores sostienen que parece ser que hay una predisposición que se heredaría, además de una predisposición a recuperarse durante la infancia o a persistir en el tiempo.

Los estudios neurobiológicos parecen concluir que no hay anomalías estructurales, es decir, ni lesiones ni áreas con diferente tamaño o composición celular, como en el caso de la dislexia. No obstante,  existe evidencia de que el funcionamiento cerebral en tareas de habla y lenguaje es diferente entre fluyentes y no fluyentes.

En la actualidad es tambien una evidencia contrastada que el comportamiento de los padres no afecta tanto a la aparicion de la tartamudez como al correcto desarrollo de la fluidez. Es importante destacar este aspecto, ya que en 1959 johnson, en su "teoria psicológica diagnosogenética" consideraba las correcciones de los padres sobre los tartamudeos y la presion sobre el habla de los niños como los desencadenantes de la tartamudez. Es posoble que hayan oido la frase " la tartamudez comienza en el oido de los padres antes que en la boca del niño". Esta creencia se ha mantenido hasta hace poco tiempo, e inlcuso todavia existen profesionales que la mantienen, cuando la evidencia cientifica acual no ha contrastado esa idea. Es más, incluso hay estudios que indican que la influencia de las correcciones y los consejos sobre el habla de los padres hacia los hijos pueden estar en muchos casos relacionados con la recuperacion espontánea.( Yairi 1.997 entre otros).

 

Hipótesis de las capacidades y demandas.

Esta teoría es muy útil para la intervención en niños. Diversos autores sostienen que cada sujeto tiene una determinada capacidad constitucional para hablar fluidamente.

Al mismo tiempo, la fluidez de las personas está sometida a una serie de demandas, es decir, exigencias que ponen a prueba esta capacidad.

Estas demandas pueden ser internas, (del propio niño) , como demandas del entorno, de las personas que nos rodean y de las circunstancias de la vida cotidiana.

Según esta visión la tartamudez aparece cuando el niño carece de la capacidad de hablar con la fluidez que las demandas ambientales exigen. Algunos niños tienen una capacidad lo suficientemente buena como para resistir el influjo de cualquiera de los estresores que pueden afectar a su habla, mientras que otros parecne mas sensibles a cualquier "exigencia".

En cuanto a las demandas,algunas proceden del propio desarrollo. El niño crece físicamente y sus órganos de articulación se modifican estructuralmente, por lo que se supone una constante reactualización de los patrones motores que producen el habla.

El desarrollo del lenguaje impone la necesidad de usos lingüísticos cada vez más complejos desde el punto de vista fonológico, sintáctico semántico y pragmático. Ya que estas demandas dentro del sujeto son difícilmente abordables, la única alternativa es intentar modificar el ambiente que influye sobre ellas.

¿Genética o ambiente?

Cada uno de nosotros tiene diferentes capacidades para hacer distintas tareas: leer , hablar fluidamente. Podemos pensar que la habilidad de cada uno depende de nuestra genética y de nuestro entrenamiento. Desde esta perspectiva, entendemos la tartamudez de una persona como el producto de una baja capacidad heredada para hablar fluidamente que, además, no ha conseguido desarrollarse en un ambiente concreto.